LA DEIDAD DE CRISTO

LA DEIDAD DE CRISTO

Jesús es el único ser en que se han conjugado las naturalezas divina y humana. El hecho de que Jesús muestre muchas características humanas no menoscaba la realidad de que él es Dios.

 

Examinemos algunas de las evidencias que demuestran que Jesús es Dios.

 

Jesús es declarado Dios desde el Antiguo Testamento.

 

Compárese el Salmo 45: 6-7 Con Hebreos 1:8-9.

 

Salmo 45:6-7 tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino. – Has amado la justicia y aborrecido la maldad; por tanto te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros.

 

Hebreos 1: 8-9 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo. – Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros.

 

 

El Salmo 110:1 con Mateo 22:44.

 

Salmo 110:1 Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

 

Mateo 22:44 Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

 

Hay que considerar también Isaías 7:14 con Mateo 1:22-23; Isaías 9:6.

 

Isaías 7:14 Por tanto el Señor mismo os dará señal; He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emmanuel

 

Mateo 1: 22-23 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emmanuel, que traducido es: Dios con nosotros.

 

Isaías 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

 

Jesús se declaró a sí mismo Dios.

 

Juan 8: 58-59 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. Tomaron entonces piedra para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue.

 

Juan 10: 30 Yo y el Padre uno somos.

 

Juan 14: 8,9 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. – Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

 

Apocalipsis 1: 17-18 Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Él puso su diestra sobre mí diciéndome: No temas, yo soy el primero y el último; Y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

 

Jesús es declarado Dios en el Nuevo Testamento.

 

Lucas 1: 16-17 Y hará que muchos de los hijos de Israel se conviertan al Señor Dios de ellos.

 

Juan 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

 

Romanos 9:5 De quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.

 

Colosenses 2:9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad.

 

1ª Timoteo 3:16 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

 

 

1ª Juan 5:20 Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.

 

Jesús es declarado Dios en razón de sus atributos.

 

El perdonó pecados

 

Marcos 2: 5-7 Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones: ¿por qué habla éste así? Blasfemias dice, ¿quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?

 

Lucas 7: 48-50 Y a ella dijo: Tus pecados te son perdonados. Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es este, que también perdona pecados? Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvador, ve en paz.

 

 

Él es Omnipresente

 

Mateo 18:20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

 

Juan 3:13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.

 

Efesios 1: 22-23 Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, La cuál es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

 

Efesios 4:10 El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.

 

 

 

Él es Omnisciente

 

 

 

Mateo 12:25 Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá.

 

Juan 2:24-25 Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos, Y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.

 

Mateo 21:17 Y dejándolos, salió fuera de la ciudad a Betania, y posó allí.

 

Colosenses 2:3 En quien están escondidos todos los tesoros da la sabiduría y del conocimiento.

 

 

 

Él es Omnipotente

 

Mateo 28:18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

 

Hebreos 1:3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas

 

 

 

Él es Eterno.

 

Miqueas 5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.

 

Juan 1:1-2 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios.

 

Colosenses 1:17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;

 

 

 

Él es Inmutable

 

Hebreos 1:11-12 Ellos perecerán, más tú permaneces; y todos ellos se envejecerán como una vestidura. Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; pero tú eres el mismo, y tus años no acabarán.

 

Hebreos 13:8 Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

 

 

 

Jesús es declarado Dios en razón de que recibe igual adoración y reverencia que el Padre.

 

Mateo 14:33 entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.

 

Mateo 28:9 He aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron.

 

Apocalipsis 5:8-9, 12 Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; Que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.

 

Apocalipsis 4: 10 Los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:

 

 

 

Jesús es declarado Dios en razón de que él creó el universo.

 

 

 

Juan 1:1, 3 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

 

Colosenses 1: 15-16 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

 

Hebreos 1:2, 10 En estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo.

 

Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos.

 

Apocalipsis 4: 11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creasteis todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

About the Author:

Leave A Comment